Tasa de rebote

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote se refiere al porcentaje de usuarios que abandonan un sitio web después de haber visto tan solo una única página. Esto se calcula en base a aquellos usuarios que solo realizan una única petición al servidor. Esto incluye, por ejemplo, hacer click en la flecha de atrás del navegador, cerrar el navegador, escribir una nueva URL, no hacer nada en la página, etc.

Hay que tener en cuenta que esto no siempre es tan malo como parece ya que depende en gran medida de la industria, marca, sitio web, página, fase del embudo de conversión, etc. Todo influye en la tasa de rebote.

¿Por qué son importantes las tasas de rebote?

Las tasas de rebote pueden ofrecerte insights muy útiles sobre la popularidad de tus páginas, así como su calidad. Una tasa de rebote elevada puede indicar que la página no es del agrado de los usuarios.

Sin embargo, una alta tasa de rebote no es necesariamente algo malo. Piensa, por ejemplo, en cuando alguien encuentra inmediatamente lo que estaba buscando en tu sitio web. En este caso, una alta tasa de rebote es algo positivo. En algunos casos, hacer clic en un link externo y salir de la página no es algo malo. Puede hacer que el usuario acabe en la página de un partner o incluso en otro de tus dominios. Además, a menudo, al iniciar sesión, se accede a un dominio diferente. Debes tener en cuenta el método de seguimiento de tu herramienta de analítica. Si no te has tomado el tiempo necesario para asegurarte de que tus códigos de seguimiento funcionan correctamente, tus resultados pueden ser poco fiables. De igual modo, algunas páginas siempre tendrán altas tasas de rebote como por ejemplo las de contacto, finalización de compra, soporte, artículos del blog, etc.

Una buena forma de evaluar el rendimiento de un sitio web consiste en filtrar los datos por localización, usuarios nuevos vs recurrentes, etc.

Digamos que un amigo te envía un enlace hacia una tienda online. Haces clic en el enlace y echas un vistazo, pero, desafortunadamente, no encuentras lo que estabas buscando y decides salir de la página. Este sería un sería un claro ejemplo de un rebote, ya que no se ha realizado ninguna acción dentro de la página. Otro ejemplo podría ser buscar algo en un buscador y llegar a una página incorrecta o irrelevante.

Datos a recordar:

  • Siempre mira tu tasa de rebote en contexto filtrando tus datos.
  • Una tasa de rebote alta puede mostrar que las páginas de inicio no son necesarias.
  • Una buena tasa de rebote depende de muchos factores como la industria, la marca, el tipo de web, etc. No sigas el consejo de otros, encuentra lo que funciona mejor para ti.
  • Una tasa de rebote alta no siempre es algo malo. También puede significar que lo estás haciendo bien.
Compartir
Twittear
Compartir