Si gestionas un sitio web, sabrás lo importante que es que dicho sitio web esté optimizado para generar tráfico y ventas, pero ¿a qué nos referimos con optimización web?

La optimización web comprende todas las estrategias técnicas y de marketing usadas para adquirir tráfico, interactuar con los usuarios y hacer que estos se conviertan en clientes o clientes potenciales.

Lo cierto es que el tema es tan amplio que incluye incluso distintas profesiones y habilidades necesarias para llevar a cabo todas las acciones calificadas como optimizaciones en un sitio web.

Desde la fase de desarrollo, diseño, velocidad de respuesta y hasta el SEO, te guiaremos por las etapas básicas de optimización que debes seguir para poner a punto tu sitio web.

1. SEO (Search Engine Optimization)

Search Engine Optimization

El SEO es una disciplina de marketing digital que acompaña a otras muchas subactividades durante la creación de contenido web y se basa (aunque no únicamente) en palabas claves objetivo por las que la empresa en cuestión quiere aparecer en un buscador como Google o Bing.

En Estados Unidos y Europa, la gran mayoría de las empresas se centran en optimizar sus páginas principalmente para Google, debido a que es el buscador más usado, aunque eso no significa que debamos pasar por alto a los demás competidores como Bing o Yahoo. De hecho, si tu audiencia accede a tu sitio web desde otros países, el buscador dominante puede ser otro, como es el caso de Baidu en China.

Hay que tener muy en cuenta que Google cambia continuamente los algoritmos de su buscador, por lo que es necesario estar siempre al día para contar con una web optimizada para SEO.

La optimización para SEO significa mejorar tus páginas para que aparezcan en los distintos buscadores para las palabras claves que más te interesen, lo cual tiene como objetivo generar tráfico de calidad hacia tu sitio web.

Si bien es cierto que existen muchos mitos sobre SEO y dudosas tácticas (llamadas Black Hat SEO) que prometen un buen posicionamiento de forma rápida, la era en la que se compraban muchos dominios de poca autoridad para crear enlaces, entre otras malas prácticas, ha acabado ya que Google ahora penaliza todo este tipo de acciones. Si cuentas con muchos enlaces de sitios que no tienen nada que ver con el tuyo, Google los calificará como tóxicos.

Descubre cómo realizar A/B testing sin afectar al SEO

En 2018, el SEO se basa en 3 pilares fundamentales:

  • Contenido
  • Optimización de páginas.
  • Enlaces

Contenido

Ahora el contenido es el rey y será lo que determinará en mayor medida la posición de tu página en los resultados de búsqueda. Google es cada vez más inteligente y es capaz de analizar tu página para encontrar el texto y determinar si es relevante con respecto a una palabra clave determinada, pero sobre todo si dicho contenido es original.

Crear contenido original y de calidad es lo que realmente hará que tu página esté bien posicionada y, además, será fundamental para convertir a tus usuarios en clientes. Al fin y al cabo, ¿de qué te serviría aparecer el primero en los resultados de búsqueda si luego tu contenido no hace que tus usuarios conviertan?

Por contenido, nos referimos no solo a texto, sino también a imágenes y videos siempre y cuando todos ellos estén relacionados entre sí y sean originales. Si hay algo que Google está penalizando con bastante fuerza últimamente es el contenido duplicado, por lo que intenta por todos los medios no copiar el contenido de otros sitios web.

Finalmente, teniendo en cuenta que hayas creado contenido original, Google determinará la calidad del mismo en base a muchos factores, entre los que se encuentran la longitud del texto, las veces que ha sido compartido o los sitios externos que enlazan al mismo.

 

Optimización de páginas

En lo que a SEO respecta, la optimización de las páginas, también llamdo on-page optimization, se refiere a todos los aspectos técnicos necesarios para aparecer en una buena posición en los resultados de Google.

Estos son algunos aspectos básicos que debes cumplir:

  • Tus etiquetas deben ser consistentes y contener la palabra clave que te interesa.
  • El sitio web y, por tanto, la página, deben cargarse lo más rápido posible.
  • El sitio web debe ser responsive, es decir, debe adaptarse a cualquier tipo de pantalla, tanto de ordenador como de dispositivos móviles.
  • El sitio web debe estar cifrado usando el protocolo HTTPS.
  • La arquitectura de tu sitio web debe ser consistente y tener una organización clara y bien conectada. Deberías poder llegar a cualquier página en menos de 3 clics.

Enlaces

Los enlaces están perdiendo relevancia poco a poco, pero aún hoy son determinantes. Entre otros factores, Google usa los enlaces para determinar la calidad de una página y su relevancia para una palabra clave en concreto (o más de una). Por tanto, cuantos más sitios web (de calidad) enlacen con el tuyo, mejor será para tu posicionamiento SEO. Es importante resaltar que no vale cualquier enlace. Únicamente los enlaces desde contenido relacionado al de nuestra página y los provenientes de sitios web con una buena valoración serán beneficiosos, por lo que nada de crear enlaces en todos los foros que conozcas.

Los enlaces están muy relacionados con el contenido de calidad del que hablábamos anteriormente. Si creas buen contenido, original e interesante, los buenos enlaces vendrán solos ya que muchos serán los que quieran compartir tu contenido y enlazarlo desde sus propias páginas.

2. Optimizar el rendimiento técnico

Page speed optimization

El rendimiento técnico es el motor de tu sitio web. De ello depende la facilidad con la que tus usuarios puedan interactuar con tu contenido y, por tanto, esto es un factor esencial si quieres aparecer en los resultados de búsqueda de Google.

Con el objetivo de simplificar este apartado, lo dividiremos en tres secciones:

Optimizar la velocidad del sitio web

La velocidad de carga de un sitio web es uno de los indicadores de rendimiento más importantes y más obvios a simple vista. Se estima que pierdes usuarios si tu sitio web tarda más de 2,5 segundos en cargar y si tarda más de 5 segundos las tasas de abandono se disparan. Hoy en día estamos acostumbrados a que todo funcione rápido, especialmente en Internet, por lo que tu sitio web no puede ser menos.

Un sitio web puede ralentizarse debido a muchos factores como el uso de imágenes muy pesadas, el hecho de no contar con una caché, etc. Para obtener un análisis de tu sitio web y algunos consejos de optimización, puedes usar una de las siguientes herramientas:

Al conseguir que tu sitio web se cargue más rápidamente, reducirás los abandonos causados por esta razón, al tiempo que mejoras la posición en los buscadores ya que Google tiene muy en cuenta si un sitio web ofrece una buena experiencia de usuario.

Como ejemplo, la BBC calculó que perdía un 10% de su tráfico por cada segundo que su sitio web tardaba en cargarse.

Funcionamiento en dispositivos móviles

En el año 2018, el 52% del tráfico total mundial se genera a través del móvil. En este tipo de dispositivos, los navegadores han avanzado bastante en los últimos años. De hecho, para ciertos sectores como el e-commerce, este porcentaje de tráfico puede ser incluso mucho más alto, llegando a alcanzar el 70% y el 80% del total de su tráfico.

Dadas estas altas cifras, es imperativo que tu sitio web cuente con versiones compatibles con estos dispositivos o sea responsive, es decir, que se adapte a cualquier tipo de pantalla, sin importar su tamaño, resolución, etc.

Si sueles crear muchas landing pages, recuerda que existen numerosos page builders que ofrecen plantillas 100% responsive y son una buena forma de ahorrar tiempo al crear tus páginas.

Puedes consultar este artículo para saber cómo optimizar una landing page para conseguir más conversiones. 

Errores y rendimiento del hosting

Errores al cargar páginas web, todos los hemos sufrido. Estos errores son en realidad protocolos HTTP que empiezan por 4 o 5. Los más comunes son:

  • 404 (página no encontrada)
  • 403 (acceso denegado)
  • 401 (acceso no autorizado)
  • 400 (mala solicitud)
  • 500 (error interno del servidor)

El problema con los errores de las páginas es que, si los usuarios los experimentan, esto implica el fin de su visita. Al usar un crawler, puedes identificar los errores que existen en tu sitio web para poder redireccionar a tus usuarios hacia recursos útiles. Algunos crawlers reconocidos son Screaming FrogBotify.

Cuando no es tu sitio web el que está causando los problemas de rendimiento, puede que se deban a tu host, es decir, a la compresa que gestiona tu sitio web y el servidor en el que está alojada para que todo el mundo pueda acceder a él a través de Internet. En ese caso, tienes dos opciones para solucionar los errores:

  • Cambiar la suscripción de hosting en caso de que los errores se deban a que tu página genera más tráfico del que tu plan actual de hosting te permite servir.
  • Cambiar de proveedor de hosting.

3. Optimizar la conversión y la experiencia de usuario

Conversion Rate and UX OptimizationOptimizar la tasa de conversión incluye mejorar todo aquello que ofrezca una mejor experiencia para tus usuarios en tu página y es por tanto esencial para cualquier sitio web, pero para los e-commerce en especial.

Al mejorar la experiencia de usuario, mejorarás de forma automática también la tasa de conversión y la lealtad de tus usuarios hacia tu empresa o sitio web. Será más probable que tus usuarios y clientes vuelvan si la experiencia ha sido satisfactoria.

Para mejorar tu UX, deberías empezar por identificar problemas analizando todos los datos que tengas a tu disposición sobre tu sitio web. Herramientas como Google Analytics u otras de analítica web, te podrán ofrecer insights cruciales como:

  • El tipo de usuario (edad, ubicación, sexo, etc.)
  • La tasa de rebote
  • La tasa de conversión
  • La tasa de abandono

Por supuesto, existen otros muchos tipos de datos que necesitarás para entender y mejorar la experiencia de usuario en tu sitio web. Para llevar la optimización a otro nivel, puedes usar herramientas de análisis más avanzadas como AB Tasty. Con nuestra herramienta, serás capaz de analizar el comportamiento de tus usuarios, entender cómo y por qué interactúan con tu contenido y optimizar tu sitio web al máximo gracias a todas las funcionalidades que ofrecemos como:

  • Grabación de sesiones: Observa cómo tus usuarios navegan por todo tu sitio web y hazte una idea de las barreras con las que se encuentran.
  • Mapas de calor: Los mapas de calor te ofrecen una imagen usando colores para mostrarte qué zonas generan más interacción en cada página.
  • Encuestas NPS: Ahorra tiempo y pídeles directamente a tus usuarios y clientes que valoren tu servicio y tus productos para que puedas mejorarlos.
  • Personalización web: No todos tus usuarios ni clientes son iguales y, por tanto, no deberías tratarlos igual. Segmenta tu tráfico creando experiencias personalizadas para tus usuarios.
  • A/B testing avanzado: Usa el A/B testing para comprobar tus hipótesis de optimización y escoger la versión de tu página que mejor funcione.

A la hora de optimizar un sitio web, muchas empresas se centran en únicamente optimizar un aspecto como el SEO o la usabilidad, por ejemplo, pero esto es un error ya que es necesario tocar todos los aspectos para conseguir un sitio web realmente eficiente.

En marketing digital, debemos entender que existen 3 tipos de optimización que trabajan mano a mano y son el SEO, los aspectos técnicos y la experiencia de usuario. No sirve de nada adquirir tráfico si no es cualificado ni si tu sitio web no es capaz de hacer que dichos usuarios conviertan. De igual modo, un sitio web técnicamente perfecto no servirá de nada si no es capaz de atraer tráfico.

 

Puntuación: 5.0/5. De 1 voto.
Please wait...